Las verduras y patatas asadas me traen recuerdos de reuniones familiares navideñas, sentados todos cerca del fuego de leña, jugando a juegos de palabras y comiendo las deliciosas patatas asadas con hierbas frescas del jardín que nos hacía mi abuela. ¡Qué buenas estaban! Ésta receta surgió así, recordando aquellas comilonas familiares de navidad y es que, es tan sencilla y deliciosa, que me hace mucha ilusión compartirla con vosotros. Además me parece el plato/acompañamiento perfecto para estos días de frío.

gegzobS Ii7FUcz

Ingredientes:

1kg zanahorias

Un puñadito de tomillo fresco

1 cucharadita de aceite de coco

2 cucharadas soperas de zumo de limón o lima

1 cucharada sopera de jarabe de arce

2 pizcas generosas de sal marina

1 pizca de pimienta negra

100ml agua mineral

Para la salsa:

1/2 aguacate maduro

1/2 calabacín verde

1 puñado de hojas de albahaca

1 puñado de hojas de hierbabuena

1 y 1/2 cucharadas soperas de tahini blanco

3-4 cucharaditas de zumo de limón o lima

1 pizca de sal marina

1 diente de ajo

6-8 cucharadas soperas de agua mineral

1 dátil de medjool (o puedes usar 1/2 cucharadita de miel)

*He utilizado zanahorias moradas que compré en el mercado de payeses la semana pasada, pero puedes utilizar las que tengas en casa. Eso sí, intenta que sean de buena calidad, así te aseguras un buen sabor.

Precalienta el horno a 200ºC. Corta las hojas de las zanahorias y pélalas (si prefieres dejar la piel no hay ningún problema, pero asegúrate de darles un buen lavado). Ponlas en una bandeja de horno junto con el zumo de limón, aceite de coco, jarabe de arce, la sal, pimienta y el tomillo. Con las manos masajea las zanahorias con los ingredientes hasta que estén bien cubiertas. Ahora añade el agua a la base de la bandeja (esto evita que las zanahorias se peguen) y métela en el horno cubierta con papel de aluminio durante 30 minutos hasta que estén tiernas.

Mientras las zanahorias están en el horno, prepara la salsa. Pon todos los ingredientes en una trituradora y tritura hasta conseguir una consistencia parecida a la nata. Según el tamaño de calabacín que estés utilizando tendrás que añadir un poquito más o menos de agua.

Volviendo a las zanahorias; deshazte del papel de aluminio y muévelas ligeramente para que no se peguen a la bandeja (si ves que el agua se ha evaporado, añade un poquito más). Déjalas otros 30 minutos más hasta que estén bien doraditas. Cuando las zanahorias estén perfectamente asadas, crujientes y oliendo de maravilla, sírvelas con un chorrito de salsa por encima. Y buen provecho!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>